Palabras mágicas

“Gracias”, “Por favor”, “Buenas tardes”, son más que palabras de cortesía. Se trata de expresiones que forman parte de los valores sociales que todos debemos, no sólo inculcar en nuestros hijos, sino practicar cada día.

Actualmente es importante que el respeto y la consideración por los demás formen parte de nuestras costumbres sociales, deben ser hábitos adquiridos desde pequeños y la mejor forma de hacer que nuestros hijos los adquieran es con el ejemplo. No podemos pedir a los niños o jóvenes que sean respetuosos con las demás personas, si nosotros no damos las gracias, no pedimos las cosas por favor o ignoramos las necesidades de las personas que nos rodean.

Un niño que desde muy pequeño es tratado con amabilidad y respeto por sus propios padres, será un adulto que mostrará los mismos valores, pues serán algo natural para él.

Según los especialistas como Jean Piaget, se considera entre los 2 y los 7 años, la etapa ideal para establecer hábitos positivos. Pero nunca es tarde para desarrollar en los seres humanos la empatía, la justicia y la solidaridad.

Imaginemos lo maravilloso que sería vivir en una sociedad armónica donde todas las personas ofreciéramos una sonrisa a los demás, donde, sin importar si los conocemos o no, ofreciéramos los buenos días y apoyáramos a quienes lo necesitan. Esto crearía una conexión emocional que cambiaría por completo la percepción que tenemos de nuestra sociedad. Pensemos que es posible. Hagamos un cambio en nuestra actitud y elijamos ser amables y considerados con los demás. Hagámoslo ahora, en el lugar en donde estés, ofrece una sonrisa a las personas que te rodean, podrás observar cómo el ambiente se transforma en algo mucho más positivo.

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: