Aprendiendo lectoescritura

La lectoescritura se refiere a la habilidad de leer y escribir que los niños adquieren generalmente entre los cuatro y los siete años de edad.

Tanto la lectura como la escritura forman parte de un mismo proceso, por lo que se les designa de forma conjunta y se les enseña simultáneamente. Este es un periodo muy importante dentro de la enseñanza, ya que esta habilidad es fundamental para poder comprender otros temas y adquirir nuevos conocimientos.

Existen varios métodos para fomentar el aprendizaje de la lectoescritura, algunos de los más utilizados son:

Método alfabético: Se sigue el orden alfabético estudiando cada letra en orden y pronunciando su nombre. Al mismo tiempo, se aprende a escribir cada una de ellas para después hacer combinaciones, formar palabras y finalmente oraciones.

Método silábico: Comienza con el aprendizaje de las vocales. A continuación, se enseñan las consonantes, haciendo combinaciones entre ellas, por ejemplo: ma, me, mi, mo, mu. Posteriormente se forman más combinaciones entre diferentes consonantes, hasta llegar a formar palabras y oraciones.

Método fonético: Se utiliza principalmente material de fonética. Se enseñan primero las vocales, utilizando figuras e imágenes con objetos que empiecen con esas letras, paralelamente a la escritura de cada vocal. Posteriormente, se explica cada consonante utilizando el mismo proceso y se hacen combinaciones entre ellas formando sílabas, después palabras, y finalmente oraciones.

Método global: Este es un método menos tradicional, que se basa en un aprendizaje global. A través de su memoria visual, el niño aprenderá a reconocer frases y, dentro de esas frases, palabras. Podrá hacer asociaciones e identificar elementos iguales en palabras diferentes; aprenderá así a reconocer las letras. En esta táctica, la palabra escrita es simplemente la representación gráfica de una imagen que el niño tiene en su cabeza. En el Colegio Mahatma Gandhi, estos métodos de lectoescritura sirven para potenciar el aprendizaje en las aulas, sin embargo, también son muy eficaces en casa. Les sugerimos a los padres de familia que tienen hijos en esta etapa, apoyar a sus niños eligiendo el método que más se adapte a sus necesidades.

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: